Inicio Actualidad “DEBEMOS INSISTIR EN ENSEÑARLES A LOS NIÑOS QUE LA VIOLENCIA NO ES NORMAL”

“DEBEMOS INSISTIR EN ENSEÑARLES A LOS NIÑOS QUE LA VIOLENCIA NO ES NORMAL”

El coordinador general de Cecodap, Fernando Pereira, advierte de la sobreexposición de la criminalidad en la sociedad y las consecuencias multiplicadoras.

El estruendo es fuerte. La mayoría sabe que son tiros; asumen que alguien quedó tirado en la calle. Los gritos confirman sus sospechas y poco a poco empiezan a salir de sus hogares a curiosear. No se distingue la edad, salen desde niños en brazo hasta adultos. Las colas también son para ver cadáveres. Poco a poco rodean el cuerpo y empiezan a murmurar.

Así se mantienen durante varios minutos, en algunos casos hasta horas, esperando que el cadáver sea levantado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Viven de cerca la violencia y lo que generan las armas. Algunos ya ven con normalidad lo que se vive a diario en distintas parroquias del municipio Caroní; otros la repudian.

Aseguran no tener esperanzas, ni ganas de denunciar, porque creen que los culpables no pagarán. Lloran, gritan y se indignan; llevan con pesar su dolor. Son 25 planes de seguridad los que el Gobierno ha implementado en los últimos 17 años y 13 ministros de Interior y Justicia han ido y venido.

En Venezuela se cometen muchos más asesinatos que en países considerados tradicionalmente violentos, como Jamaica (con una tasa de 45 por 100 mil/hab.), El Salvador (con 44 por 100 mil/hab.), Colombia (44 por 100 mil/hab.) y con una tasa mucho más elevada que la de Brasil (32 por 100 mil/hab.) o México (22 por 100 mil/hab.).

Según cifras de la asociación civil Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal con base en estadísticas de Correo del Caroní, la tasa de homicidios en Ciudad Guayana para 2015 fue de 62 por cada 100 mil/hab.

En lo que va de 2016, han muerto de forma violenta 479 personas-38 de ellas menores de edad. Mayo ha sido el mes más violento con 71 fallecidos.

Hablar del problema

479 personas han muerto de manera violenta en Ciudad Guayana en lo que va de año, a pesar de las apuestas del Gobierno nacional para bajar los índices de criminalidad en el país. 38 de las víctimas han sido menores de edad.

La hija de Alvys Sala, un hombre de 34 años, salió con sus padres a la bodega en el barrio Los Monos, en Puerto Ordaz. Ese jueves, 18 de agosto, vio junto con su mamá cómo mataban a su papá mientras compraban un paquete de arroz.

“Dame lo que tienes”, le dijeron los asaltantes a Sala. “¿Qué tengo, hermano?”, respondió. Esa réplica molestó a los delincuentes y le dispararon.

El coordinador general de Cecodap, Fernando Pereira, alerta el caso de los niños, hay una generación sobreexpuesta a la violencia, ya que desde muy temprana edad son sometidos a una cantidad de estímulos; “a través de los medios gráficos y audiovisuales les llegan todo tipo de crímenes, torturas, con mucha sangre. Es determinante problematizar con ellos, procesar cómo están viendo y canalizando todo ese tipo de acciones, saber cómo se sienten y qué consecuencias ven ellos, si las llegasen a ver”.

De acuerdo con el Estudio Mundial sobre el Homicidio, de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en América Latina 66 por ciento de las muertes violentas ocurren con armas de fuego; en Ciudad Guayana, este índice ronda 90 por ciento de los casos.

“No podemos dar por hecho que nuestros niños estén sensibilizados, porque más allá de los estímulos que están recibiendo es la propia realidad. No solo en películas. Es una realidad que permanentemente está mostrando la violencia en sus formas más extremas”, añadió.

– ¿Cómo manejar la angustia?

– No es fácil, en principio, reconocerla, estar consciente e identificarla. De alguna manera hemos sido formados como analfabetas emocionales, desde pequeños nos han castrado, diciéndonos que no expresemos las emociones, porque son signos de debilidad. En el caso de los varones, no son signos de virilidad, por lo tanto ni siquiera tenemos la capacidad de reconocer cómo nos sentimos.

Pereira sostiene que es fundamental entender que es normal y natural sentirnos angustiados en una situación que nos está presionando, estresando, a través de motivos reales. Recomienda conversar lo que está sucediendo o cómo se siente.

“Hay que buscar drenar a través del ejercicio físico, la meditación, el leer, la parte espiritual en el caso de las personas que tienen alguna creencia, y en especial reconocer esos momentos en que nos sobrepasa y nos afecta física y emocionalmente así como una depresión, entender que también es válido buscar ayuda”, acotó.

– ¿Cómo se procesa el duelo constante en el que vivimos (pérdidas materiales o físicas)?

– Eso es lamentablemente un drama nacional que nos lleva a resaltar la deuda que tiene el Estado en políticas públicas y programas efectivos, para darle acompañamiento psicosocial a todas esas personas que han sufrido una pérdida de forma violenta.

De no ser procesado el duelo adecuadamente perdurará en el tiempo y tendrá consecuencias en la persona y en la sociedad. Muchos de los casos de violencia tienen que ver con la venganza, la justicia que no es oportuna, la impunidad y ello genera un círculo que envuelve a la gente donde el sentir de la vida se convierte en tomar la justicia por sus propias manos. La rabia, el dolor convertido en odio, y es lo que va moviendo a las personas.

– ¿Cómo digerir tantas malas noticias de muerte y violencia?

– Entender que no es normal, ni natural lo que nos está pasando, que a las personas le quiten la vida, y que de forma violenta se acabe con la vida de varias personas; tanto en tu familia, entorno, docentes desde las aulas.

Debemos insistir en enseñarles a los niños que eso no es lo que debe pasar y que eso debe cambiar. Esa violencia ciega nos lleva es al sinsentido y más violencia, la cual se vuelve insaciable si no se le coloca un parado y como sociedad debemos decir que no es la alternativa.

Otras formas de violencia

La psicóloga María Alejandra Álvarez sostiene que la violencia también se hace visible:

1. Cuando se ridiculiza a una persona, cuando hay burlas o se desvaloriza. Cuando se quita el habla también hay violencia.

2. La violencia no es solo golpes, tiros, hay que tomar conciencia y entender que existe otro tipo de violencia: ser despectivo, por ejemplo.

3. Cuando se defiende al agresor y no deslegitima a la víctima.

image

Fuente: http://cecodap.tumblr.com/post/149513276103/debemos-insistir-en-ense%C3%B1arles-a-los-ni%C3%B1os-que-la